¿Qué robot de cocina comprar en 2020?

Si aún no tienes un robot de cocina en casa, no sabes lo que te estás perdiendo ¿A qué esperas?

¿Te imaginas cocinar mientras estás en la ducha? ¡Eso es por fin posible!

Entre las muchas ventajas que tienen, te olvidas de estar pendiente del fuego, de que la comida no se pegue, no se pase y el tiempo de cocina lo puedes invertir en otras tareas como darte un baño relajante. Y además, te olvidas de limpiar después el desaguisado en la cocina. Por eso es estupendo usar una única herramienta para realizar varias tareas.

Lo mejor de todo es que no necesitas ser ningún experto para poder utilizar uno porque son super fáciles de usar y además puedes cocinar comida saludable casera ¡Qué más se puede pedir!

Existen tantos tamaños y modelos que a menudo resulta difícil elegir cuál comprar. Por eso, comprar una robot de cocina puede convertirse en una gran inversión o en una pérdida de dinero si no se elige bien.

El primer paso para comprar un robot de cocina es saber en qué debes fijarte para comprarlo:

1. Capacidad (El tamaño del vaso)

La capacidad del robot es una de las principales características a la hora de elegir nuestro robot de cocina. La capacidad suele ir relacionada con el tamaño del robot.

Por eso, hay que tener en cuenta el espacio libre disponible para el robot y para cuantas personas se va a cocinar regularmente. No se necesita el mismo robot de cocina si cocinamos para 2 personas o para 5-6 personas.

Es interesante sobredimensionar ligeramente nuestras necesidades, es decir, conviene aprovechar las ventajas de cocinar en un robot ya que permite hacer recetas más elaboradas y por eso interesa cocinar para varios días.

Normalmente, cuanto más grande sea el robot de cocina más capacidad tendrá pero también será más caro generalmente. Un capacidad de 5 litros es buena medida para 4 personas aproximadamente.

2. Potencia

La potencia del motor es una de las principales características a revisar cuando elijamos nuestro robot de cocina. La potencia se mide en ratios (W). La potencia nos va a determinar que es lo que puede hacer ya que es lo que le da fuerza para ejecutar las diferentes funciones.

Por ejemplo, tareas como picar hielo, pulverizar azúcar, triturado de alimentos duros como la zanahoria, frutos secos…etc, requieren potencia alta para que salgan correctamente. Una baja potencia puede hacer que el robot esté funcionando al límite, forzando el funcionamiento del mismo y por tanto el robot deje de funcionar y se rompa antes.

En la potencia influyen otros factores también como el tamaño del robot, ya que a mayor tamaño debería tener mayor potencia.

En el mercado existen modelos que van desde los 400W hasta más allá de 1500W. Por tanto, podemos decir que como mínimo el robot necesitaría una potencia de 400W.

3. Número de funciones

Este es uno de los aspectos que varía mucho en función de unos modelos u otros. Pero es muy importante porque es lo que el robot de cocina es capaz de hacer.

Lo más normal es encontrar modelos que incluyen tareas sencillas como cocer al vapor, sofreír, amasar, trocear, triturar…etc, pero también algunos son capaces de realizar la receta al completo simplemente introduciendo los ingredientes y programándolo. Está claro que cuanto más complejo sea el robot más caro será.

Por eso, es importante que tengamos claro lo que queremos hacer con el robot de cocina para poder ajustarnos a nuestras necesidades y precio. El robot debe ser multifuncional, al menos que permita cortar, triturar y emulsiones. Que menos que hacer batidos de frutas, gazpacho, salmorejo, papillas para los niños, verduras al vapor…etc. Una buena opción a valorar es que pueda hacer varios platos a la vez en caso de tener que llevar la comida preparada al trabajo porque se reduce el tiempo de cocina!

Normalmente, el robot de cocina tendrá más accesorios cuantas más funciones tenga.

Es importante que su manejo sea sencillo. El hecho de que tenga muchas funciones no puede ocasionar que el robot se difícil de manejar porque entonces lo aparcaréis en un rincón y no lo utilizaréis. Y entonces habremos tirado el dinero tontamente y eso no lo queremos!

4. Báscula

La báscula o balanza integrada es un accesorio que se puede considerar como extra ya que no es imprescindible.

La báscula puede encontrarse en cualquier menaje de hogar y no consideramos que sea un factor decisivo en la compra del robot.

No obstante, muchos modelos actuales lo integran y proporciona comodidad puesto que es un utensilio menos a usar mientras cocinamos.

5. Temporizador

6. Pantalla

7. Accesorios

8. Conectividad wifi